PINTEREST

martes, 20 de enero de 2015

CUENTOS PARA LEER DE UN BOCADO


Estoy leyendo a mis alumnos y mis alumnas por las mañanas, al entrar, algunos de estos cuentos. Son muy breves y están cargados de ironía. Con ellos estoy consiguiendo dos cosas:
1- Atraer su atención.
2- Hacerles pensar.
Y lo mejor de todo, es que les encanta.
Os dejo uno de ellos:

                         La comida de las hadas

-Estoy dando de comer a las hadas. Aparto del plato de verduras dos zanahorias enteras, una alcachofa y un puerro, más de cincuenta guisantes y unas hojas muy extrañas, que son las que más les gustan. Sacrifico mi comida para alimentarlas. 

Todo esto es lo que le conté a mi madre en cuanto fui descubierto, pero no me creyó. Le falta imaginación. 

-Devuelve todo eso al plato -me dijo muy enfadada-. Las verduras son muy, pero que muy necesarias. 

-Tú sabrás -le contesté. ¡Pasarán hambre las hadas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario